El bloque separatista gana las elecciones en Cataluña

Las fuerzas independentistas conservan la mayoría en el Parlamento regional de Cataluña, tras sumar un total de 70 escaños en las elecciones celebradas hoy en esa comunidad autónoma española, en las que se impusieron, en número de votos, los liberales constitucionalistas de Ciudadanos que, a pesar de ello, no podrán Gobernar.

Unos 5,5 millones de catalanes estaban llamados a las urnas, y lo hicieron con una participación récord de más del 81%, para elegir al nuevo Parlamento autonómico, en unos comicios convocados el 27 de octubre por el Gobierno español para restablecer la legalidad constitucional después de que esa Cámara regional aprobara una declaración ilegal de independencia.

El expresidente de la Generalitat y candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont (c), pronuncia su discurso sobre los resultados de las elecciones regionales catalanas, en el centro de Convenciones de Bruselas en Bélgica, hoy, 21 de diciembre de 2017. EFE/ Stephanie Lecocq

Según los resultados oficiales provisionales, la suma de los tres partidos que defienden la independencia: el centroderechista Junts per Cataluya (JxCat), encabezado por el expresidente Carles Puigdemont; el socialdemócrata Esquerra Republicana (ERC), del exvicepresidente Oriol Junqueras, y los antisistemas de la CUP, suman 70 escaños, dos por encima de la mayoría absoluta.

Los liberales constitucionalistas de Ciudadanos (Cs) fueron la fuerza política más votada con 37 escaños, superando el millón de votos y aventajando en unos cien mil a JxCat, confirmando los pronósticos marcados por los sondeos, que lo situaban como el primer partido.

Los socialistas catalanes del PSC no lograron cumplir con sus expectativas y se tuvieron que conformar con 17 escaños, uno más que hace dos años, pese a que los sondeos les daban por encima de 20.

El gubernamental Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy fue el más castigado en las urnas ya que obtuvo un importante retroceso en relación a los comicios de 2015, pasando de once a tres escaños.

De acuerdo a estos resultados, los dieciocho candidatos que están siendo investigados por la Justicia española en relación con el proceso independentista consiguieron su escaño.

Entre ellos, el expresidente catalán Carles Puigdemont, huido de la Justicia en Bruselas, quien aseguró en una comparecencia desde ese país que, en vista de los resultados, “es necesaria una rectificación, una reparación y una restitución” del Gobierno catalán cesado.

“Hemos mantenido la legitimidad de la institución y la continuidad histórica. La república catalana ha ganado a la monarquía del 155. Que tomen nota, que lo escuchen bien, el Estado español ha sido derrotado”, afirmó.

Por su parte, la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, aseveró que los catalanes han votado hoy por la “unión”, la “convivencia” y la “solidaridad”, si bien las tres candidaturas independentistas han revalidado su mayoría absoluta.

Arropada por centenares de simpatizantes, la aspirante a presidir el Gobierno regional resaltó que lo que hoy ha quedado más claro “es que la mayoría social de los catalanes está a favor de la unión”, por lo que los independentistas “nunca más podrán hablar en nombre de Cataluña”.

A pesar de los resultados de las elecciones, el Ejecutivo de Mariano Rajoy mantendrá la aplicación del artículo 155 de la Constitución, y por tanto seguirá al frente de la administración catalana, hasta que el nuevo Parlamento elegido hoy en las urnas designe un nuevo presidente y éste conforme su equipo de Gobierno.

La celebración de elecciones en la jornada de hoy no modifica las medidas acordadas para Cataluña el pasado 27 de octubre por el Ejecutivo.

El bloque separatista gana las elecciones en Cataluña

La presidenta del Parlament y número cuatro de ERC por Barcelona, Carme Forcadell, ejerce su derecho al voto. EFE

Con las elecciones celebradas culmina una de las citas clave de la crisis institucional sin precedentes abierta por el desafío independentista de la región nororiental española.

Cataluña, sin embargo, debe aún formar un Gobierno, una vez se constituya el nuevo Parlamento que salga de las urnas.

Tras los anteriores comicios de 2015, las negociaciones fueron arduas y se agotaron todos los plazos hasta que se cerró la coalición de las fuerzas independentistas que encumbraron como jefe del Gobierno regional a Carles Puigdemont.

El 23 de enero de 2018 es la fecha tope para constituir un nuevo Parlamento regional en Cataluña, una jornada en la que también se eligen al presidente y los miembros de la Mesa de la Cámara.

La ley contempla un máximo de 20 días hábiles desde la celebración de las elecciones para constituir la nueva cámara, de 135 escaños y en la que el control de 68 bancas define la mayoría absoluta.

Normalmente es el presidente del Ejecutivo regional quien tiene autoridad para constituir el nuevo parlamento, pero Puigdemont fue destituido por el Gobierno de Madrid a finales de octubre, tras la intervención de la autonomía catalana. Por ello la tarea recaería en la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría.

En los siguientes diez días, el presidente del “parlament” debe proponer un candidato a presidir el “Govern” regional, que sería votado como tarde el 6 de febrero.

Si el candidato no logra el apoyo de la mayoría absoluta (la mitad más uno) de los diputados en una primera votación, se celebraría una segunda dos días después en la que bastaría una mayoría simple.

El 7 de abril es la fecha límite para encontrar un nuevo candidato a presidir el Ejecutivo regional en el caso de que no se logre una investidura en febrero. La ley contempla dos meses para buscar nuevo candidato, pero de no haberlo tampoco para entonces, la convocatoria de nuevas elecciones sería inmediata.

Fuente: Clarin