El presidente de Ecuador confirmó el asesinato de los tres periodistas secuestrados por un grupo disidente de las FARC

.
“Nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos. Es probable que lo único que hayan querido es ganar tiempo”, agregó Moreno.
El reportero Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, habían sido secuestrados el 26 de marzo en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas (noroeste), donde recababan información sobre los ataques registrados en esa región desde enero.
Moreno, además, informó que se reiniciaron las operaciones militares que habían sido suspendidas por el secuestro. También, agregó que se incluyó al alias “Guacho” en la lista de los más buscados y que a partir de este momento se ofrece una recompensa de 100.000 dólares por toda información que lleve a la captura del narcoterrorista.
Este narcoguerrillero es ecuatoriano, su nombre real Walter Artízala y tiene 35 años. Fue guerrillero de las FARC por 15 años, tiempo durante el cual se especializó en explosivos, narcotráfico y finanzas. Tras apartarse del acuerdo de paz, quedó al frente de un grupo de entre 70 y 80 hombres y se mueve entre ambos países por una área selvática que sirve de ruta para el tráfico de drogas.
El presidente ecuatoriano también informó que su gobierno coordina con el Comité Internacional de la Cruz Roja para lograr el rescate de los cadáveres en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia.
Asimismo anunció una serie de medidas de seguridad, entre ellas la de declarar el área fronteriza con Colombia zona de emergencia, e incrementar los controles militares y policiales a fin de realizar “acciones coordinadas” en el área de la divisoria.
“Estamos de luto, pero no vamos a dejarnos amedrentar, hoy más que nunca pido al país la unidad por la paz”, sentenció.
El mandatario, sin embargo,aclaró que “bajo ninguna circunstancia” su llamado significa que se quiera limitar la libertad de expresión. “No dejen de criticar”, pidió a los medios de comunicación, “sabemos reconocer nuestros errores y todo esto nos permitirá reconocer si los ha habido”.
“El pueblo perdona cuando comete errores pero no que se le mienta, no vamos a mentir al pueblo ecuatoriano”, prometió.
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, condenó desde la Cumbre de las Américas, el asesinato de dos periodistas y el chofer de un diario ecuatoriano. ” He estado en permanente comunicación con el presidente (ecuatoriano) Lenin Moreno, le he dicho y le he reiterado que tiene todo el apoyo y toda la solidaridad y toda la colaboración para que los responsables de este crimen sean llevados a la justicia”, dijo Santos a los periodistas.