El uso correcto del preservativo es fundamental en la prevención de infecciones de transmisión sexual

Mañana, 13 de febrero, es el Día Internacional del Preservativo, insumo sencillo que constituye un método eficaz para la anticoncepción y la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Según el Boletín sobre VIH, Sida e ITS, el 98% de las personas que contrajo el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en la Argentina, se infectó durante relaciones sexuales sin protección. De allí la importancia del uso del preservativo como método fundamental para evitar infecciones de transmisión por vía sexual (ITS) y embarazos no intencionales.

En Salta, como en todo el país, los servicios dependientes del Ministerio de Salud Pública, proveen preservativos a la población en forma gratuita y sin restricciones, con la finalidad de que todas las personas tengan acceso a ellos, independientemente de las condiciones económicas, culturales o de índole geográfica.

El uso correcto del preservativo, en todo tipo de relación sexual, es el único método que previene infecciones como VIH, sífilis, gonorrea y otras.

Datos significativos

De cada diez nuevas infecciones por VIH, nueve se dan por relaciones sexuales sin protección.

Todos los indicadores muestran una tendencia ascendente de las ITS, tanto en la población general como en embarazadas y congénitos.

El 20% de los diagnósticos de VIH se producen en personas de ambos sexos menores de 25 años.

Buen uso del preservativo

Debe ser utilizado desde el comienzo de la relación sexual.

Es importante verificar la fecha de vencimiento, en especial si al abrirlo está quebradizo, pegajoso o visiblemente dañado.

No se debe usar dos preservativos juntos: la fricción puede dañar el látex y hacer que se rompan.

Se debe abrir el envoltorio con cuidado: no usar los dientes, ni elemento cortante, ya que se puede romper el preservativo y perder su efectividad.

El preservativo no es reutilizable, una vez usado debe desecharse.

Si se requiere lubricación extra, es importante usar los lubricantes en base a agua, para no dañar el látex.

No guardar el preservativo durante mucho tiempo en la cartera, la billetera o un bolsillo. El calor o la humedad excesivos pueden afectar el material con el que está hecho.